Entrevista a Álida Ares

Spezzo un po’ la mia serie “Verso il CV perfetto” con un post dedicato a una grande donna -filologa, linguista e traduttrice- che ho avuto l’onore di incontrare e conoscere durante il mio percorso universitario presso l’Università di Trento. Sto parlando di Álida Ares, spagnola, che mi ha dedicato un po’ del suo prezioso tempo e ha risposto meticolosamente a tutte le mie domande. Buona lettura!

alida aresHola, buenos días, Álida.  Eres filóloga, lingüista y traductora. Quiero focalizarme en particular modo en tu profesión de traductora, que es la que más me afecta. Hasta ahora has traducido unas cuantas obras del italiano al español. ¿Cuáles son?

Hola, Irene, buenos días. Gracias por entrevistarme sobre este tema. Como sabrás no he traducido muchas obras, aunque sí he traducido numerosos textos, muchos de ellos para y durante las clases, pero también he colaborado con dos agencias de traducción de Trieste y Monfalcone en el periodo de docencia en la Universidad de Trieste. El primer volumen completo que traduje fue en el 2000, un ensayo de Luciano Canfora, Giulio Cesare [Julio César. Un dictador democrático, Barcelona, Ariel, 2000], del que se han sacado varias ediciones entre el 2000 y el 2007. Posteriormente, ya en Trento, he traducido dos novelas de Mauro Corona, Fantasmi de pietra [esp. Fantasmas de piedra, Barcelona, Altaïr, 2011] y La fine del mondo storto [esp. El fin del mundo equivocado, Barcelona, Altaïr, 2013], la primera de los cuales recibió el premio Cálamo “Otra mirada” (Zaragoza, 2011) y quedó finalista del V Premio Internacional de Literatura de viajes Camino del Cid (2011-2012).

También he traducido textos extraídos de libros de Paolo Rumiz. Uno de estos textos, “Después del viaje”, del libro Trans Europa Espress (Feltrinelli, 2012) ha sido publicado recientemente junto con un artículo sobre el autor, en la revista de literatura Caleta. Literatura y Pensamiento (2015). También había colaborado como revisora en varias traducciones de serbocroata al español durante mi docencia en la Universidad de Belgrado.

En tu entrevista publicada en ileon.com (aquí el enlace para leerla), afirmas que “las lenguas son sobre todo un instrumento para comunicarse. La gente cree que no puede hablar otra lengua hasta que no la conozca perfectamente”. Si aplicamos esta afirmación al discurso de la traducción, ¿crees que para ser traductor hay que conocer perfectamente un idioma extranjero, desde el que se traduce, o es suficiente con saber hablar discretamente ese idioma para poder llegar a ser traductor?

Cuando afirmaba que, para comunicarse no es necesario conocer la lengua perfectamente, me refería a que no hay que tener miedo al error. Como es bien sabido, en la adquisición de la lengua meta hay diversos estadios de competencia transitoria o interlengua como los denomina Salinker y el error revela un estadio mayor o menor de sobreposición del sistema de la lengua de origen en la otra, y de fosilización de errores. En cambio, para traducir, sobre todo si se trata de una obra literaria, sí es necesario conocer mucho las dos lenguas. No se trata ya de comunicar un mensaje atendiendo al significado denotativo del enunciado, sino de ofrecer toda la riqueza connotativa de la lengua literaria que se halla en el texto original. Como sabes bien, tú que eres traductora, hay que tener en cuenta no solo los aspectos lingüísticos, la sintaxis, la propiedad del léxico, los registros, la entonación y el ritmo del texto original para trasladarlo a la lengua meta, sino también considerar los aspectos pragmáticos, socioculturales y cognitivos que intervienen en la elaboración de los mensajes, y lograr que la traducción provoque las mismas emociones en el lector de la lengua meta que el original.

¿Crees que es necesaria una formación específica, por ejemplo de una escuela de traducción e interpretariado, para poder ejercer esta profesión?

Creo que es necesario adquirir una formación específica para traducir de una lengua a otra, que puede ser adquirida mediante la carrera de traducción e interpretación o bien otra carrera que haga hincapié en las lenguas (Filología, Mediación lingüística, Lenguas extranjeras) y adquirir práctica de traducción, y creo además que esa formación no basta por sí sola, que para traducir es necesario tener también gran sensibilidad y capacidad empática para participar de una realidad ajena y captar los valores connotativos y emotivos del lenguaje, las presuposiciones e implicaturas conversacionales, la ambigüedad, la ironía, la naturaleza esencialmente poética del lenguaje literario.

Cuando un traductor traduce entre dos idiomas, es imprescindible para él conocer también la cultura del país en el que se habla dicho idioma. ¿Cómo es posible aprender cosas sobre la cultura? ¿Leyendo? ¿Yéndose al país donde se habla ese idioma? ¿O quizás hay otros métodos?

Para mí la traducción es un compromiso. La traducción ideal sería la de los libros con los que uno se identifica, que tratan temas que interesan, porque se ha de conocer a fondo lo que se está traduciendo. Para traducir el ensayo de Canfora sobre Julio César leí las obras completas de César traducidas al español, para no cometer ningún error. El de Canfora es un libro de consultapara los historiadores, en él se plantean cuestiones sociales, filosóficas y políticas de manera reflexiva y erudita, se transmite una gran cantidad de saber e información y el traductor tiene la responsabilidad de no incurrir en errores ni descuidos, así que leítambién La conjuración de Catilinade Salustio y las Vidas paralelas de Plutarco, que eran los textos bibliográficos más recurrentes en el ensayo.
Por lo que se refiere a Fantasmas de piedra, que es un libro que resume la cultura de montaña de los años 60, el mundo que describe es similar al que había conocido de niña y adolescente en mi pueblo de León; no obstante, antes de empezar a traducirlo leí La lluvia amarilla de Julio llamazares y El reino de Celama de Mateo Díez, porque ambos recrean el mundo rural de la montaña y poseen un léxico extremadamente rico y preciso que me podía ayudar en la traducción.

Hablemos de los culturemas, términos específicos pertenecientes a una determinada cultura. ¿Cómo sueles acercarte a los culturemas? ¿Qué estrategias adoptas para su traducción?

Pues, como decía, enFantasmas de piedraencontré numerosos culturemas de distinto tipo pertenecientes a la zona alpina friulana, y usé diversas estrategias para traducirlos: desde la nota al pie de página, cuando era consciente de que el lector español desconocía completamente el significado por ser un término propio, hasta la perífrasis explicativa o pequeña glosa si el discurso me lo permitía. Para los términos dialectales de la cultura alpina como pignàtscufòns, etc., a veces recurría al paréntesis o a la perífrasis, por ejemplo, “las alpargatas de trapo (los famosos scufons)” o “las habituales spaccaganasce, las castañas secas, duras como el mármol…”, o introducía una nota a pie de página la primera vez que aparecían si hacía referencia a una tradición y consideraba que proporcionaba una información añadida enriquecedora que no se debía obviar. Para las frases hechas y los modismos, buscaba equivalentes, y de las coplas y canciones dialectales añadía la traducción a pie de página. Por lo que se refiere a las paremias hacía la traducción pero manteniendo la rima y el tono sentencioso, o irónico, humorístico, etc. que tenían en el original. En este tema el Diccionario Interlingüístico e Intercultural, que ha elaborado desde 1997 el grupo de investigación de la Universidad de Granada GILTE, es de gran ayuda, ya que recoge numerosos fraseologismos, paremias, cultismos, palabras clave, comparaciones proverbiales, chistes proverbiales, canciones, clichés, eslóganes, etc.; pero luego cada traductor ha de resolver caso por caso cuando se plantea en un determinado contexto y optar por solución más adecuada. En cuanto a la comprensión del original tuve que recurrir a glosarios específicos dialectales y consultar repetidas veces a especialistas en friulano.

¿Tienes algún consejo para los jóvenes traductores que quieran emprender esta profesión? ¿Les aconsejarías seguir sus aspiraciones o, al contrario, les dirías que es mejor seguir otros caminos profesionales?

Creo que es una labor muy necesaria en nuestros días, pero puede ser que con el tiempo se vea un poco limitada, porque muchas traducciones que no requieren excesiva precisión se hacen ya con programas de traducción informatizados, que aunque tienen grandes defectos, se van perfeccionando, y para la traducción de algunos textos funcionales ya se están empezando a usar esos programas. Sin embargo, para todo texto oficial, como contratos, sentencias y textos legales, así como publicitarios y para la literatura y los libros de carácter científico, y en general cultural y artístico seguirán siendo imprescindibles los traductores, porque las máquinas todavía no han sustituido en la interpretación de la lengua a los humanos, aunque la robótica haya avanzado mucho.

Hoy en día uno de los grandes problemas que los jóvenes traductores tienen es cómo adquirir experiencia tras los estudios universitarios. ¿Tienes algún consejo?

Antes de empezar a traducir, aunque sea a la propia lengua, hay que leer mucho en la lengua extranjera porque ese es el modo para ampliar el vocabulario y adquirir conocimientos socioculturales y pragmáticos contextualizados, y si es posible viajar recorriendo el país e investigar con curiosidad en los aspectos principales para intentar absorber la cultura del otro. Luego empezar poco a poco, primero, tal vez, con textos funcionales, para ir adquiriendo el léxico sectorial de diferentes áreas, para pasar después a los cuentos e historias e ir progresivamente avanzando en la obra literaria. Los textos clásicos de épocas pasadas requieren el conocimiento diacrónico del lenguaje, y ese solo se puede adquirir con el estudio de la filología y la lingüística comparada.

¿Cómo te has acercado al mundo de la traducción? Si pudieras regresar al pasado, ¿volverías a tomar todas las decisiones tomadas desde un punto de vista profesional?

Empecé en 1984 en Belgrado, haciendo la revisión de traducciones del serbocroata al español para mis colegas de la Facultad de Filología. La primera vez fue en un proyecto de traducción con Dragana Babić, para traducirLa Regentade Clarín. Yo venía de la Universidad de Oviedo y me entusiasmó la idea, pedí a mis amigos de Oviedo que me enviaran todo el material que encontraran, y así lo hicieron, pero fue una empresa que el Departamento abandonó pronto por falta de presupuesto. Luego otro profesor, Dalibor Soldatić, me confió la revisión de la traducción de una novela serbia y más tarde revisé y colaboré en dos antologías de poesía, una del español al serbocroata y otra de autores serbios al español. En Trieste, impartí cursos de traducción de lenguaje comercial en la Facultad de Economia y realicé traducciones de carácter legal, comercial, publicitario y del turismo para la Societá Isontina Servizi. También fue allí donde traduje la obra de Cánfora sobre César. Posteriormente en Trento, además de impartir los cursos de Lengua Española en las Facultades de Economía y Filosofía y Letras,  he traducido las obras de Corona y Rumiz que he comentado.

Si pudiera regresar al pasado haría lo mismo que he hecho probablemente, ya que me interesan mucho las lenguas y las diferentes culturas, y creo que mi docencia universitaria en diferentes ciudades europeas (Belgrado, Trieste, Gorizia, Trento, Venecia) para estudiantes de lenguas y culturas diversas me ha permitido adquirir unos conocimientos y una experiencia, tanto en el plano personal como profesional, más amplios que los que hubiera podido adquirir si hubiera permanecido en un lugar. Creo que las lenguas y las culturas, como las personas, es necesario conocerlas de cerca para comprenderlas mejor. Y quiero pensar que por donde he pasado he ido tejiendo un hilo de mutua comprensión y afecto entre los alumnos y yo, entre españoles, italianos y serbios. Todavía recibo cartas de  ex alumnos de Belgrado y Trieste, y estoy aquí ahora contigo hablando en español… El hilo no se ha roto.

¿Cuándo podemos hablar de una traducción de calidad?

Creo que cuando el lector no percibe que pudo haber sido escrita en otra y es fiel al estilo y trasmite las mismas emociones que en la lengua original, sin añadir nada, sin quitar nada.

¿Cuál es tu método de traducción? ¿Cómo te acercas al texto que tienes que traducir?

Es un método artesanal, que me lleva muchísimo tiempo, no sé si recomendarlo. Como ya he dicho antes, ha de gustarme tanto el libro que me lleve a pensar: “Este libro deseo traducirlo, está muy bien escrito, es bello y se aprende mucho de él.” Luego, lo leo por entero, busco otros libros de tema similar en español para ampliar el léxico y para tener otras perspectivas, después voy capítulo por capítulo, al día siguiente releo lo que he traducido y lo voy puliéndolo y traduzco un capítulo más… así hasta que llego al final. Luego lo reviso varias veces hasta que la traducción quede pulida, sin ninguna aspereza, yendo del original a la traducción y viceversa. Bueno, ese es mi método, no quiere decir que sea bueno.

¿Te gustaría traducir un libro a cuatro manos?

Nunca lo he hecho, creo que sería muy difícil para mí, y además me parece que para que el libro tenga un estilo, una armonía, un ritmo en todo él, lo ha de traducir una sola persona. Yo creo en la necesidad de la inmersión en el original, intentar comprender qué quiere el autor que sienta el lector, imitar su estilo, su ritmo y entonación, su forma de hablar. Luego, cuando ya está traducido, lo doy a leer a otras personas y sus comentarios siempre me han ayudado a mejorar la traducción.

¿Qué relación tienes con los autores que traduces?

Debería haberla tenido, creo que hubiera sido ideal; pero no he tenido ninguna en absoluto. Cuando traduje a Canfora no lo conocía ni tuve ningún contacto con él. Hace un año vino a dar una conferencia a la Universidad de Trento y me presenté. Se alegró de conocerme, me dijo que se había asombrado del éxito que el libro había tenido en España, y que había hecho que luego se tradujeran otros suyos también, que me lo agradecía mucho. Yo llevaba la última edición de 2007, y me escribió una dedicatoria: “Per Alida: Con animo grato a chi ha tradotto con perizia!”. En cuanto a Mauro Corona, lo llamé repetidas veces para consultarle algunas dudas, pero no logré hablar con él. El libro tuvo excelentes críticas en las revistas y periódicos españoles, le otorgaron un premio, quedó finalista en otro, le hicieron entrevistas… Y luego, sí, un día fui a Erto y estuvimos hablando. Después traduje otro libro suyo, y sucedió lo mismo, me dijo que “confiaba en mí”.

Para concluir, ¿la figura del revisor es importante en el mundo de la traducción? ¿Qué relación tienes con tus revisores?

El revisor creo que es una figura muy importante. Es una labor delicada que requiere mucha pericia, que puede evitar muchos errores, sobre todo es indispensable si se hacen traducciones inversas. El editor de los libros de Corona apenas me señaló algunos términos y el de Julio César no me comentó nada.

Annunci

Un pensiero su “Entrevista a Álida Ares

  1. Marina Bianchi ha detto:

    Grazie Alida per il tuo contributo sul tema traduzioni, che fino a più di dieci anni fa in Italia è stato trascurato-ignorato!!
    Negli anni ’70 ho avuto la fortuna di partecipare ad un seminario di traduzione italo – tedesca, come lettrice ell’Ed. Feltrinelli per i testi da adottare in opzione, è stato molto bello.
    Ora le situazione è molto migliorata, finalmente! Come un tempo gli scrittori non avevano frequentato corsi di scrittura creativa, così per quanto riguarda le traduzioni erano molti letterati che si occupavano di tradurre testi significativi fondamentali,..e non ci sono stati corsi di traduzione fino a uno o due decenni fa
    .Condivido dunque la competenza linguistica e la passione letteraria come i presupposti del avoro di traduzione, che tanto spesso si accosta a quello di Autore e di critico letterario/a. Cari saluti da Marina Bianchi

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...